Corrupción y legislación

Inés Olaizola Nogales, catedrática de Derecho Penal de la Universidad Pública de Navarra, fue entrevistada hace unas semanas en la emisora de Pamplona de Onda Cero. Aquí tienes la entrevista completa.

En esta entrevista, esta experta habló de la corrupción política, que es uno de sus temas de especialización. Sin duda, se trata de una cuestión muy de actualidad y de la que se oye hablar a menudo. Podríamos pensar que se trata de una opinión más. Sin embargo, no lo es. Reconociendo la imposibilidad de alcanzar el conocimiento objetivo, los resultados de investigación son lo mejor que hay en esa dirección.

En una primera parte, Inés Olaizola explica las tipologías de financiación ilegal de los partidos. Se trata de unas entidades con muchos gastos y pocos militantes que encuentran vías de financiación por caminos torcidos:

  • Financiación irregular. La que no es ilegal, aunque resulte poco aceptable (como las condonaciones de deuda por los bancos, antes de que se prohibieran).
  • Financiación ilegal. La que sí infringe una ley, pero poco relevante (como derivar al partido beneficios de actividades comerciales inadecuadas; por ejemplo, bares) .
  • Financiación corrupta. La que, además de infringir leyes, afecta al uso del dinero público y a la independencia de los políticos (los casos típicos que copan la prensa en los últimos años).

En una segunda parte, Inés Olaizola comenta las posibles vías de solución a estas situaciones y cómo han sido propuestas a los legisladores por grupos de investigación como el que dirige la propia catedrática (denominado “Hugo Grocio”), pero también por otros, y como se han tenido en cuenta más bien poco. Las principales vías de solución propuestas son:

  • A nivel procesal, reformas que acorten los plazos para resolver los macrojuicios por corrupción. En lugar de ello, se legisla de forma que se sobreseen los casos si no hay juicio tras seis meses de instrucción.
  • A nivel penal, reformas legislativas, como la inclusión del delito de financiación ilegal, cuya inclusión en la reforma del 2015 no recoge las sugerencias propuestas por los investigadores, sino algo mucho más engorroso y difícil de probar.
  • A nivel administrativo, la ley que regula la financiación de partidos políticos de 2015 mejora enormemente las exigencias de transparencia que se exige a las formaciones. Sin embargo, se olvida de las fundaciones que puedan crear dichos partidos, por lo que se deja un importante hueco para la opacidad. Esta propuesta había sido solicitado por todos los investigadores en esta temática.

 

Post editado por Joaquín Sevilla a partir de las declaraciones de Inés Olaizola.