La importancia de la motivación docente en las aulas

A menudo se habla sobre la importancia de la motivación estudiantil para el aprendizaje y el rol que ejerce el profesorado en su potenciación. Sin embargo, rara vez se discute sobre las estrategias para promover la motivación docente al momento de impartir las clases y el papel que juegan los distintos actores sociales en su promoción.

Andreas Schleicher, director de Educación de la OCDE, ha expresado al diario “El País” (Silió, 2018) que el sistema educativo español no brinda suficiente apoyo al profesorado, lo que está haciendo que la carrera docente se vuelva poco atractiva. Esto se puede reflejar, por ejemplo, en que el salario es inferior a la media europea o el sistema de oposiciones alcanza un 9,6% de plazas desiertas. Otro ejemplo se observa en la insistencia política por instalar reformas educativas que siguen modelos curriculares propios de la revolución industrial, restringiendo así la autonomía docente, ya que el profesorado tiene poca libertad para interactuar con el grupo de pares, resolver cuestiones administrativas del estudiantado y tomar decisiones sobre los planes de estudios.

Este último ejemplo tiene directa relación con las situaciones de aula, dejando en evidencia la importancia de los factores contextuales en la motivación docente. Es decir, el profesorado motivado establece relaciones sanas de compañerismo con sus pares y jefaturas, tiene capacidad para resolver problemas estudiantiles en conjunto con padres y tutores y, por último, tiene autonomía para decidir los contenidos de aprendizaje que se deben tratar en las situaciones de aula. En este sentido, las administraciones educativas deberían promover dicho actuar docente mediante la implementación de proyectos educativos que fomenten la realización de actividades interdisciplinares, la participación activa de toda la comunidad educativa en las cuestiones académicas y el aprendizaje permanente del profesorado para mejorar su quehacer pedagógico.

En definitiva, la motivación docente en las situaciones de aula es una materia compleja que también debería ser tratada por la investigación educativa, porque los distintos actores sociales tienen un impacto en ella, especialmente, en los tiempos que corren, donde se aproxima una nueva reforma educativa. Específicamente, entre los actores no solo podemos considerar las jefaturas, docentes, estudiantes, padres y tutores; sino también debemos tener en cuenta a los agentes políticos por una cuestión muy simple: las reformas educativas cambian el “status quo” de la labor pedagógica, tanto desde el punto de vista curricular como económico.

A muestra de un botón, tenemos el caso de la educación artística en Educación Primaria, la que, tras ser eliminada del marco de asignaturas troncales con la entrada en vigencia de la LOMCE, comenzó a percibir menos financiación. Esto no solo provocó que se redujeran las horas lectivas para la asignatura, sino también gatilló que un sector del profesorado de música debiera dictar otras asignaturas distintas con el objeto de completar su horario laboral. Por consiguiente, la motivación docente se ha visto negativamente afectada por la aplicación de la LOMCE que regulan las administraciones educativas, ya que el profesorado de música ha estado perdiendo gradualmente su pasión pedagógica al verse forzado a impartir asignaturas distintas a la que optó profesionalmente.

Nuestro deber social es asegurar un sistema educativo de calidad. Para ello, es fundamental motivar al profesorado mediante estrategias basadas en el cariño y el respeto social, la dignificación laboral y la autodeterminación en la toma de decisiones pedagógicas, ya que, solo a través de dichas estrategias, se podrá garantizar la construcción de entornos socioeducativos afectivos que sirvan de catalizadores para la motivación estudiantil.

 

Referencia:
Silió, Elisa. (10 de octubre de 2018). Los profesores en España parece que trabajan en una cadena de producción. Diario El País. Recuperado de https://elpais.com/sociedad/2018/10/09/actualidad/1539106335_328097.html

 

Esta entrada al blog ha sido elaborada por Rolando Angel-Alvarado, doctor por la Universidad Pública de Navarra (UPNA) con una tesis que analiza el impacto en el aula de la eliminación de la Música en Primaria como asignatura obligatoria