Investigación sobre la obesidad infantil

En el Departamento de Ciencias de la Salud de la UPNA, un grupo de investigación, formado por biólogos, nutricionistas, especialistas en ciencias de la actividad física y del deporte y médicos, trabajamos para profundizar en el conocimiento de la obesidad y sus comorbilidades (enfermedades relacionadas), como la diabetes y la enfermedad cardiovascular, en la etapa infantil y adolescente.

Actualmente, en España, aproximadamente uno de cada tres niños y niñas tiene sobrepeso u obesidad, lo que constituye un serio problema de salud pública. El sobrepeso y la obesidad aumentan el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas como la diabetes tipo 2 y las enfermedades cardiovasculares, que disminuyen la esperanza y la calidad de vida. Además, en los últimos tiempos, las complicaciones asociadas a la obesidad aparecen de forma más temprana y nos encontramos con niños y niñas que ya padecen hipertensión arterial, hiperlipemias (alteración del metabolismo de las grasas o lípidos, que puede acabar generando enfermedades cardiovasculares), esteatosis hepática no-alcohólica (o acumulación de grasa en el hígado), resistencia a la insulina y a la diabetes, etc.

En los últimos años, hemos participado en proyectos de financiación europea, nacional y local para desarrollar nuestra línea de trabajo. Actualmente, gracias a la financiación recibida del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad para el desarrollo del proyecto “Efectos de un programa de intervención multidisciplinar en el riesgo de diabetes de niños y niñas preadolescentes con sobrepeso”, nuestros objetivos en investigación se agrupan en tres ejes:

1)    Examinar qué programa de ejercicio y tratamiento nutricional es más eficaz en los ámbitos escolar y familiar para el tratamiento de la obesidad y sus complicaciones. En este sentido, nuestros resultados recientes parecen indicar que el ejercicio de alta intensidad, junto con la reducción del consumo de azúcares y bebidas azucaradas, podrían ser claves en la reducción de la grasa hepática y del riesgo de desarrollo de diabetes en los niños con sobrepeso de entre 9 y 11 años.

2)    Buscar marcadores genéticos y epigenéticos que nos permitan identificar a los niños y las niñas con mayor riesgo de desarrollo de complicaciones asociadas a la obesidad. Así, hemos publicado numerosos trabajos en los que se identifican algunas de las mutaciones más frecuentemente asociadas a la obesidad y sus comorbilidades. También hemos examinado qué estilos de vida son más eficaces en la reducción/atenuación de ese riesgo genético. Actualmente, estamos trabajando en la identificación de posibles biomarcadores pronóstico dentro de un nuevo grupo de biomoléculas, conocido como miRNAs, que en los últimos años se ha asociado a la regulación de numerosos procesos biológicos, así como a mecanismos de progresión de diversas patologías.

3)    Investigar lo que llamamos programación metabólica de la salud cardiovascular. La etapa del desarrollo fetal y la primera infancia constituyen un período especialmente vulnerable en el que una nutrición y desarrollo inadecuados pueden causar cambios permanentes en el metabolismo de los individuos, y aumentar el riesgo de padecer obesidad, diabetes y enfermedad cardiovascular. En este sentido, nuestro grupo ha publicado numerosos artículos que muestran que los niños y las niñas que nacen con un peso bajo para su edad gestacional presentan más riesgo de desarrollar hipertensión arterial, obesidad y diabetes. También hemos mostrado que la lactancia materna tiene efectos muy beneficiosos sobre la salud cardiovascular de los niños, niñas y adolescentes.

La identificación temprana de los individuos más susceptibles al desarrollo de complicaciones de la salud asociadas a la obesidad, y la implantación de programas de intervención temprana basados en la evidencia científica permitirían prevenir y tratar eficazmente este serio problema de salud pública en nuestra sociedad.

 

Este post ha sido realizado por Idoia Labayen Goñi, profesora del Departamento de Ciencias de la Salud de la UPNA, donde es también investigadora y directora de la línea de investigación Nutrición y actividad física en la prevención y el tratamiento de la obesidad en la infancia.